¡Ya no hay grandes equipos!

Prefiero expresar así lo que habitualmente se dice de “ya no hay equipos pequeños”. La última fase de clasificación para la Eurocopa de Austria y Suiza 2008 ha confirmado una tendencia que ya se perfila desde hace años. También los primeros partidos de la fase de clasificación para el Mundial 2010, demuestra lo mismo en Sudamérica.

Antes de analizar más, quería volver en la eliminación sorpresa de Inglaterra para la fase final del Euro´08. No podemos obviar las ausencias de sus dos centrales de gran clase, Terry y Rio Ferdinand, y la sus dos atacantes más determinantes últimamente en este partido decisivo contra Croacia. Pero no es una excusa sólida. Le añadiremos la de la estructura del fútbol inglés donde juegan muchísimos extranjeros que reducen el vivero de jugadores nacionales.

Una situación que comparten en menor proporción Alemania e Italia, que han tenido sus problemas en sus respectivos grupos. Francia que, al contrario, sigue exportando talentos – menos que hace unos años – tampoco ha sido dominadora. Perdió dos veces contra Escocia, en París y en Glasgow, dos partidos que relatan la tendencia: los equipos defensivos plantean muchos problemas a los presuntos grandes… Francia no supo resolver dos encuentros donde defendían diez escoceses y atacaba uno.

No es normal.

Anuncios